CALENDARIO AZTECA

viernes, 8 de junio de 2007

CURIOSIDADES

VIVIR DE LA SOPA BOBA
Durante la Edad Media, la mayoría de los estudiantes que seguían la carrera de letras en España eran pobres de solemnidad. Tanto era así que a las doce en punto del mediodía acudían con otros mendigos a tomar la sopa que en las puertas de los conventos repartían por caridad a los más necesitados. A estos estudiantes empezaron a llamarlos sopistas y de ellos se decía que vivían de la sopa boba, es decir, sin trabajar y a expensas de los demás. Con el tiempo la frase hizo fortuna.

OFICIO SACRIFICADO
Las nodrizas desempeñaban una importante función: amamantar a los hijos de las mujeres que por diversas razones no podían hacerlo. En Europa, durante la Edad Media y la Moderna, se creía que estas profesionales no debían mantener relaciones sexuales, ya que corrían el riesgo de quedar embarazadas y perder así la leche que necesitaban para el niño. En Valencia, una ley de 1321 castigaba a las nodrizas y a sus amantes con la flagelación pública.

PIRATA PERO COQUETO
Edward Teach fue un pirata del siglo XVIII. Conocido con el sobrenombre de Barbanegra, aterrorizó las costas meridionales de Nueva Inglaterra desde las islas Bahamas. Pero más allá de sus crímenes, Barbanegra fue un hombre preocupado por la estética. Dedicaba mucho tiempo a adornar su barba con lacitos de colores y antes de entrar en batalla se colocaba cerillas encendidas bajo el sombrero para asemejarse a un demonio salido del infierno.

BAILE CONTRA EL VENENO
Desde la Edad Media y hasta el siglo XIX, los médicos tenían una curiosa terapia contra el tarantismo, una dolencia atribuida a la picadura de la tarántula. Para curar este mal, los habitantes de la ciudad de Tarento (Italia) hacían que el paciente bailara durante horas un baile frenético, la tarantela. En España, en cambio, se preferían otras danzas como los fandangos o las seguidillas. Finalmente, el enfermo caía agotado, bañado en sudor. Por ello, antes que un doctor era mejor encontrar un músico.

POR UNA HORQUILLA
El metal fue uno de los muchos bienes que escasearon en Inglaterra durante la Segunda Guerra Mundial. Tanto es así que en 1944, un árbitro interrumpió un partido de baloncesto femenino que se disputaba en el Northwest University de Inglaterra para que las diez jugadoras buscaran en la cancha una horquilla para el cabello que había caido.
En el terreno militar también se tomaron decisiones, como sustituir los botones de las gabardinas del Ejército, los silbatos de los oficiales y las cantimplotas -todos ellos objetos de metal- por piezas en plástico marrón.

EXITO GARANTIZADO
Ahora nos parece intolerable que un artista compre la voluntad de su público, pero hace algunos años existía un grupo de personas que cobrabra por aplaudir en las representaciones de zarzuela u ópera; era la llamada claque.
Antonio Gil y Corraliza, que era el jefe de la claque del Gran Teatro del Liceo en Barcelona, tenía incluso sus tarifas: "aplausos corrientes al final de cada acto, 125 pesetas. Por cada subida de telón, 20 pesetas. Por un admirable, 50 pesetas...."

MALDITOS ROEDORES
En 1519 un vecino de Stilfs, hoy en Italia, pero entonces era parte del Tirol austriaco, denunció a los ratones de la zona por arruinar las cosechas. lo curioso es que el juez nombró un abogado defensor de los roedores un tal Hans Grienebner, y que el proceso se alargó un año. se llamó a testigos y se anombró un acusador. Los animales fueron condenados a abandonar la aldea en un plazo de catorce días. Se desconoce si acotaron la sentencia.

EL TIO SAM ERA CARNICERO
Durante la segunda guerra anglo-americana (1812-1814) Samuel "Sam" Wilson, inspector de carnes en el estado de Nueva York, era conocido con el sobrenombre de de Uncle Sam. Como todos los barriles de carne en salazón para el ejército llevaban las iniciales U.S., es decir, United States, la broma surgió identificando al Tío Sam con aquellas provisiones. El asunto se hizo tan famoso que en 1961 el Congreso le proclamó símbolo nacional.