CALENDARIO AZTECA

sábado, 21 de noviembre de 2009

EA


Últimamente no hago más que repertir "ea", se me cae algo al suelo "ea", encuetro algo "ea", veo a alguien "ea".....creo que ya tengo muletilla...hablada, porque la escrita lleva años conmigo, a cualquier persona que le haya escrito un mail, una carta...lo que sea, habrá observado que "bueno" aparece por doquier...soy consciente de ello y no me importa...

Respecto a la nueva muletilla, regalo sin duda de la sociedad andaluza, y en particular cordobesa sólo he de decir que mucho peor sería repetir constantemente "Quillo", "Illo", "Chocho", "Madre", "Chochete", "Picha" y el largo abanico de posibilidades. O decir "Funar" en vez de Follar, ejemplo práctico. Jerezano, mediana edad: "Ahí es donde se limpian el papo las gachises antes de funar".

Hay que procesarlo.

Todo se pega, es inevitable...ya no digo café con leche sino "manchao"(cuando no estás en Málaga y tienes que pedir una "nube"), ya no son picotas son "regañás", cuando algo me gusta digo "Qué grande" tengo cuidado al pedir "un pincho de tortilla" y ahora sé que existen las palmeras de yema de huevo.

Las comidas en el campo son "peroles" y el pan "telera".

Se desayuna "Zurrapa" y las tostadas normales son "Medias" (En los desayunos nos llevan años de adelanto, nunca he visto tantos tipos diferentes de medias).

Aquí especifico Ribera cuando pido un tinto.
O doy un grito de alegría cuando veo Mahou en los bares.


Ea será el precio que hay que pagar por disfrutar de la primavera continua ("la caló).



jueves, 19 de noviembre de 2009

sábado, 14 de noviembre de 2009

EL HORROR NAZI ESCRITO EN PAPEL HIGIÉNICO


http://www.kaosenlared.net/noticia/horror-nazi-escrito-papel-higienico

"¡¡Donnerwetter [jefe de guardia] me ha hecho un registro domiciliario!! No encontró mi diario. Cuelga pulcramente del clavo del papel higiénico. No encontró mi pluma. Es un pequeño clavo de la cortina opaca. Mi ajedrez estaba en el calcetín en el perchero, ante sus narices. Registro de una celda carcelaria desnuda. También eso es la Gestapo". Las palabras escritas por Petter Moen
durante siete meses de cautiverio quedaron perforadas para siempre sobre pliegos de papel higiénico, fueron rescatadas meses después de la liberación de Noruega.

Petter Moen fue detenido por la Gestapo el 3 de febrero de 1944 durante el asedio a la prensa ilegal por parte de los nazis, que consiguieron desar-ticular buena parte de ella. En ese momento Moen (Noruega, 1901-1944), de oficio corredor de seguros, figuraba como el coordinador de todos los periódicos clandestinos del país. Además, era el director de London Nytt (Noticias de Londres), uno de los diarios ilegales de mayor difusión durante la ocupación. Se publicó sin interrupciones desde 1941 hasta el arresto de Moen. Era lo que se llamó un "periódico de radio", una transcripción de las noticias radiadas desde Londres, libres de la censura nazi, que ya había requisado la mayoría de los aparatos de radio del país.

Petter Moen trabajó a ciegas sobre sus escritos durante siete meses

Comienza a escribir el diario una semana después de su internamiento. Ahora, casi 70 años más tarde, la editorial Veintisiete Letras publica el estremecedor Diario de Petter Moen, inédito hasta el momento en castellano y publicado en Francia por petición de Jean-Paul Sartre, en la revista Les Temps Modernes. Cada letra aparece trazada por una fina hilera de agujeros sobre el miserable papel higiénico parduzco cortado en pliegos de alrededor de 16 x 19 centímetros. Perforaba en mayúsculas y, si bien las primeras notas son muy cortas, al término de la segunda semana la extensión crece y las reflexiones divagan por asuntos más allá del encarcelamiento.

Petter Moen trabajó a ciegas sobre sus escritos, desde el 10 de febrero al 4 de septiembre de 1944, cuando sabía que la ronda no iba a sorprenderle, después enrollaba los pliegos de cinco en cinco y los envolvía en un sexto pliego. Los rollos fueron marcados y numerados minuciosamente. Cuando terminaba de escribirlos, los introducía por una rejilla de ventilación a ras de suelo de la habitación. Allí se conservaron intactos hasta que los recuperaron. El papel higiénico era duro como los sacos de cemento.

Literatura del horror
Es un documento único sobre la soledad, la duda, la culpa y la angustia

En el prólogo del libro se recupera un texto de Martín Cerda (1930-1991), en el que recuerda que Ernst Jünger (Alemania, 1895 -1998), en su Tratado del rebelde (1951), esboza el hecho de que "las obras más radicales de la literatura actual han surgido de los objetivos menos literarios: cartas, diarios íntimos, papeles nacidos de las grandes cacerías humanas, emboscadas y desolladeros de nuestro mundo". Una de esas obras es Diario de Petter Moen, austero, directo y libre de pompa y revisiones que hagan de este diario un producto editorial. Diario es un documento único sobre la soledad en represión, la duda, la culpa, la angustia, el miedo y la tortura. Todo y sólo lo que escribió es lo que quedó escrito.

A medida que pasan los días, Moen tiende a cuestionarse la propia vida, "no podría llegar a contar las veces que he estado al borde del suicidio". "Una bombilla rota y una vena cortada habrían bastado", escribe. Moen está aislado, Moen está siempre solo y admite que "el egocentrismo se convierte en necesidad y costumbre". De hecho, llega a compararse con la vida anacoreta de un monje. Paradójicamente, para Moen la escritura fue motivo de cautiverio en libertad y de salvación encerrado. Pero tanto en la cárcel como en la calle, es una pequeña ilegalidad emplear la palabra escrita, primero sobre papel prensa, luego sobre papel higiénico.

En el silencio de la celda, el ruido de los pensamientos de Petter que rasgan la textura del papel. Todos esos rollos que han pasado a la historia contra el olvido, son las actas del juicio terrible al que se somete Moen: pasa por una crisis existencial y de autoestima acompañada por una crisis moral, "que lleva años atormentando mi alma". Hay días en los que apunta sus recuerdos en libertad, y destaca sus jornadas de 15 horas de trabajo en el London Nytt, "era como un juego". "Había una fogosidad en ese trabajo que suponía una renovación diaria de todas las fuerzas".

Teme más a las torturas y al dolor físico que a la propia muerte

En el relato del paso de las semanas no deja de crecer un miedo "impúdico", dice él. Es el miedo al sufrimiento, a las torturas. "Sí, estoy desesperadamente asustado". Vuelve una y otra vez a aclarar que lo que le "desgarra el músculo del corazón" no es el anhelo de libertad, sino "los problemas del sótano", en alusión al miedo al látigo, a las patadas en las espinillas, al retorcimiento de las articulaciones y a los golpes en la cabeza.

Los presos son sometidos a las más diversas torturas psicológicas, entre ellas el cartero que llega con el correo muestra por el ventanillo la carta y pregunta al recluso si es suya enseñándole el remitente "Hay que ser idiota para no entender la intención de algo así". Dos veces al día el preso debe decir su número y nombre al carcelero. "Me resulta infame. Estas estúpidas ocurrencias de bedel no tienen ninguna importancia, pero muestran que quienes mandan aquí son seres considerablemente mezquinos".

De vez en cuando habla de la libertad, de todo lo que está dispuesto a sacrificar por recuperarla y por volver a pisar una Noruega libre. Pero reconoce que si esto acabara en muerte desearía que se salvara su diario. Petter Moen escribió cada palabra y cada frase desde la honestidad, sin adornos para la posteridad, con la amenaza diaria de la muerte y el maltrato. En esos términos no hay lugar a las letras doradas. Pero se encontró con la muerte lejos de aquella tortura solitaria, en el mar, camino de Alemania junto con otros 400 presos deportados en el Westphalen. La embarcación chocó con una mina y sólo consiguieron salvarse cuatro de los presos, a uno de ellos Moen le había confiado su secreto y fue quien dio la pista del diario de su compañero. Fue hallado, tras la liberación de Noruega, en la cámara de ventilación de su celda, intacto, apenas humedecido.

jueves, 12 de noviembre de 2009

IX Festival Internacional de Cine Arqueológico del Bidasoa



17-18-19-20-21 Noviembre 2009

La novena edición del Festival de Cine Arqueológico del Bidasoa ofrece este año un completo y variado programa con películas de distintos metrajes que abordan diferentes épocas y temas, pero que comparten una característica común: su capacidad de trasladarnos al pasado.

Las cuatro sesiones, que tendrán lugar por las tardes en la gran sala de proyecciones del Amaia, agrupan un total de 22 obras, optando todas ellas al Gran Premio del Jurado, al Premio Arkeolan a la divulgación científica y, como no, al Premio del Público, que queda en manos de los espectadores.

Este año el FICAB volverá a ofrecernos un viaje por el espacio y el tiempo. Comenzando por los neandertales hasta acercarnos a la época moderna, encontraremos en el camino a egipcios, babilonios, fenicios, etruscos, íberos, tracios, romanos o moches, que nos transmitirán lo más fascinante de su cultura. Igual de largo será el viaje geográfico: desde lugares tan cercanos como Ordizia o Cuartango, las producciones de esta edición nos llevarán también a lugares lejanos como el Sahara, Bulgaria, Estonia, Filipinas, Israel, Jordania o Perú.

En esta ocasión la jornada de clausura tendrá un protagonista especial. Tras la entrega de premios que por la mañana se llevará a cabo en el Museo Oiasso, el Amaia volverá a abrir sus puertas para presentar Agora, la última película de Alejandro Amenábar, que se proyectará fuera de concurso y que nos habla de la convulsa Alejandría de finales del s. IV.

La edición 2009 incorpora una actividad paralela, el taller-seminario “La comunicación audiovisual en los museos de Historia y Arqueología”, una convocatoria para profesionales de los museos y de la producción audiovisual que tiene como objetivo ofrecer una plataforma de encuentro para debatir sobre el uso de las nuevas tecnologías y los recursos audiovisuales en los discursos expositivos de los museos.

En el FICAB hay cabida para todos. Como decíamos el año pasado: sal de casa; ven al cine, la Arqueología te espera.

http://www.irun.org/oiasso/home.aspx?tabid=142

martes, 10 de noviembre de 2009

domingo, 8 de noviembre de 2009

PEQUEÑOS PLACERES


- Cuando empieza a hacer frío dormir en tirantes bajo muchas mantas, me encanta el contraste del peso del calor con el frío de los brazos.


- Jugar con la nemotecnia para recordar olores asociados a momentos.


- Rebañar con una cuchara el fondo de la taza de chocolate espeso.


- Comer un kit kat primero el chocolate y por último la galleta.


- Morder el chocolate que se queda pegado en el palo de los magnum.


- Encontrar papeles olvidados.


- Dejar que las olas me entierren los pies.


- Mirar la luna llena.


- Escuchar l’accordeoniste de Edith Piaf dándome un baño caliente.


- Despertarme con los rayos del sol que entran por las persianas.


- Saltar en un concierto.


- Mirar el fuego de una chimenea.


- Quedarme dormida mientras me hacen cosquillas en la espalda.


- Leer un buen libro con una copa de buen vino.


- Hablar.


Tantos pequeños placeres que no cuestan nada. La mayoría están al alcance de la mano. Me quejo de vicio
.

jueves, 5 de noviembre de 2009

OJALA ESTUVIERA POR ALLI


MORADOS PENDONES VIEJOS


(...)

Una mañana de agosto
los capitanes del pueblo
al frente de sus mesnadas
se alejan hacia Adanero.
Pronto la noticia corre
por los llanos y los tesos.
Los que varean la lana,
dejan la lana en el suelo
las que vienen de los pozos,
posan los cántaros llenos.
Acuden de todas partes
menestrales y labriegos.
llegados frente a Medina
se detienen en silencio.
Quedan en pie sólo muros
calcinados por el fuego.
Como algunos medinenses
se afanen en los aleros,
Juan Bravo picando espuelas
se precipita a su encuentro.
“Nunca olvidará Segovia
lo que por ella habéis hecho”.

Avanzan, pasada Rueda,
entre cardos polvorientos.
les queman del sol sus armas,
se levantan los vencejos.
Padilla, Bravo y Zapata
van cabalgando parejos
cuando surge de los pinares
un grupo de caballeros.
“En nombre de Tordesillas
venimos a vuestro encuentro.
Si pronto no nos llegarais
nos llegarán los flamencos
que ya han querido llevarse
la reina de su convento”.
Los vecinos les reciben
con muestras de gran contento.
hasta la plaza han sacado
morados pendones viejos
y las mozas se han prendido
el morado comunero
sobre las mantillas blancas
sobre los corpiños nuevos
¡cómo vuelan las campanas
al entrar los comuneros!.


(...)

Los Comuneros. Luis López Álvarez.

martes, 3 de noviembre de 2009

A VECES UNO SE ENCUENTRA COSAS BONITAS EN LA RED

video

LIBROS


Una de mis debilidades son las ferias de libros…ese sentimiento coleccionista que todos llevamos dentro se me vuelve loco cuando ve tantos libros juntos y tan baratos normalmente…

La de Córdoba se celebra ahora en octubre-noviembre. No es muy grande, pero no importa, he ido dos veces y ya me he comprado más de una docena de libros…en la de Valladolid soy conocida por la loca de las crónicas de América. Me he podido comprar más de treinta en estos dos últimos años.

Es una adicción. Ya ni puedo entrar en la librería de El Corte Inglés…los últimos libros que he comprado los he encargado por internet para no tener la tentación de comprar más de los debidos.

Y el problema no es sólo el dinero que me dejo en ellos, sino, el espacio que ocupan…en mi habitación y en la maleta cuando tenga que llevar a Valladolid los que tengo en Córdoba. Esa es otra historia, creo que tendré que alquilar un camión para llevarme todas las cosas que he ido acumulando en este año.

Y casualidades de la vida en una de esas ferias de libros, la de hace dos años en Valladolid, fue cuando me empecé a interesar por el máster que estoy haciendo jeje. Parece que fue hace mil años…con mi compi Moni al lado, ayudándome con los libros…bueno y con la colección de dvds de Medem que también me compré :(.
Y hablándome de un máster interuniversitario por las lejanas andalucías. Ni me había licenciado todavía y ahora por aquí ando, ya en los últimos minutos del partido, temiendo que esta sea la última feria del libro de Córdoba que vea, al menos como residente en la ciudad.

lunes, 2 de noviembre de 2009

domingo, 1 de noviembre de 2009

DON JUAN TENORIO



Es bastante extraño que en estos días no se represente por ninguna parte esta obra...las tradiciones cambian, aquí no hay buñuelos.
"Llamé al cielo, y no me oyó; y pues sus puertas me cierra, de mis pasos en la tierra, responda el cielo, no yo".