CALENDARIO AZTECA

martes, 26 de mayo de 2009

Las cinco.

Son las cinco en Andalucía.

Puedo escuchar claramente el sonido de los pájaros.

No hay nadie por la calle. La ciudad duerme.

Se esconde del sol. Esperando a que de una tregua.

Son horas perdidas, no exiten.

El sol entra por la ventana, acercándose cada vez más a mí.

El café me intenta ayudar, pero estos artículos de arqueología urbana escritos por profesores de universidad que nunca han sido capaces de entenderse con los trabajadores de esa arquelogía que intentan reglar desde sus asientos.

Me están matando.

Creo que voy a escuchar a los pájaros, o esperar si el saxofonista que desde hace una semanas se ha instalado cerca de casa y aunque sólo sabe una canción, entretiene estas tardes soleadas.

Comienza a tocar, shhhhh.