CALENDARIO AZTECA

domingo, 25 de octubre de 2009

EL CIELO GIRA



Como ver diferentes caras en el olmo seco de la plaza de la iglesia, como intentar oir el fantasma de la niña que no sabía reirse, como observar a los últimos habitantes de un pueblo, como descifrar por qué los hombres ya no buscan lo mismo a la hora de asentarse en un lugar...


Tierra de Soria, fértil y muy adecuada para la instalación de tantas comunidades humanas (y no humanas). Allí podemos ver yacimientos de muy diferentes épocas, desde los dinosaurios, los hombres de la prehistoria, los protohistóricos, los romanos...pero llegaron los años 50-60 del pasado siglo y los pueblos se abandonan. Y ahora sólo se instalan allí los nuevos molinos, esos tan diferentes a los que vio Quijano.


La narradora de la película, hija de ese pueblo, pero que se vio obligada a abandonarlo junto a sus padres a una muy corta edad, intenta hacer quizás un homenaje a lo que fue y a lo que aún es, porque aún no ha desaparecido.


Aldealseñor no es único, ni si quiera es único en Soria. Muchos otros pueblos se derrumban y se olvidan, por mucha historia que hubiera detrás, igual que se olvidaron otros tantos. Y que unos pocos locos intentamos recuperar su memoria, la memoria de la piedras y de las personas que las levantaron un día, sin duda, sin pensar que acabarían bajo tierra.