CALENDARIO AZTECA

miércoles, 6 de junio de 2007

PARA EL MEJOR


Hace tiempo que creía que nos hacíamos mayores, pero ahora sé que realmente es verdad, en poco tiempo mi mejor amigo se irá de la ciudad, tentado por un puesto de trabajo increible, hacia su nueva vida. Siempre es más fácil para el que se va que para el que se queda, aquí seremos muchos los que le echemos de menos. Es una de las pocas personas que conozco que realmente valen la pena.
En mi pensamiento de que la vida es un juego, en el que hay que conseguir puntos, y los puntos te los dan las personas a las que conocemos, el me dió un millón de puntos, he disfrutado con cada una de las conversaciones que hemos tenido, con cada café o cada película que hemos visto juntos.
Jamás hubiera pensado que una persona a la que conocí por un dibujo encima de una mesa, se convertiría en alguien tan importante para mi. Hace siete años, cuando estaba en el instituto, vi un Frankenstain dibujado en mi mesa, al día siguiente otro dibujo, y como me parecían muy chulos, escribí al lado, que me gustaban sus dibujos, la persona que los dibujo me contesto, y cada día nos fuimos conociendo dejando cartas debajo de la mesa. Así descubrí que esa persona se llamaba Natxo, que tenía siete años más que yo y que estudiaba por la tarde en mi clase. Días y días, cartas y cartas contándonos miles de cosas, es tan fácil escribir a alguien que no conoces...
Hasta que las clases iban a terminar y decidimos conocernos, aún recuerdo ese día: ¿Natxo supongo?, nuestro primer encuentro pero no el último.
Yo por aquellos tiempos tenía 14 añines, y el 21, aún no entiendo como pudo aguantarme a esa edad....pero el me trataba como una persona mayor, y podía hablar con él de todo, y así fueron pasando los años y se convirtió en alguien imprescindible en mi vida.
En mi cabeza ya pensaba que él iba a estar aquí siempre, que sería con él con quien celebraría todo, como he hecho siempre, que estaría aquí cuando acabara la carrera, cuando encontrara mi primer trabajo, ya sabeís esas cosas importantes en la vida. Que estaría ahí cuando me ocurriera algo, cuando necesitara hablar con alguien.
Ahora mismo no tengo muchas personas alrededor que merezcan realmente la pena, y ahora tendré una menos. Pero no puedo ser egoísta, es la oportunidad de su vida y si el destino hizo que nos conociéramos de esa manera tan inusual, seguro que el destino que le manda lejos le estará aguardando una vida mejor, una nueva vida. Porque realmente se lo merece, todos los que lo conocemos lo sabemos, se merece lo mejor.
Así que aunque le eche muchísimo de menos, es ley de vida, cada uno buscará su sitio seguramente lejos de aquí. Solo espero que no se olvide de mi y que aunque sea menos nos sigamos viendo, yo al menos pienso ir a verlo siempre que pueda, si lees esto natxito que sepas que siempre te llevaré en el corazón, gracias por haber estado siempre ahí.